Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jorge García de Opazo
Domingo, 25 de junio de 2017

Big Data, el poder de cambiar la agricultura y la biotecnología agraria

Guardar en Mis Noticias.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de participar, invitado por mí amiga Elisa Bagües en la Asamblea General de APROSE, realizada en Madrid el 27 de abril de 2017.

Durante mi intervención tuve la oportunidad de hablar de dos tecnologías, que cuanto más leo sobre ellas más me fascinan: Big Data y CRISPR. Y por supuesto, estoy convencido de que su poder disruptivo es tal que cambiarán, no solo el mundo agrícola, si no el mundo entero.

 

Y en menos años de lo que pensamos…

 

Os dejo el vídeo resumen de mi ponencia ¡No seáis muy críticos conmigo que fue mi primera vez!

 

El Big Data, va a permitir al agricultor poder mejorar sus decisiones y mejorar la gestión de su explotación. No olvidemos que TODO (cultivo, clima, maquinaría, suelo, etc.) emite información. Información que puede ser medida, analizada y devuelta al profesional del campo a través de su Smartphone o Tablet de forma resumida y sencilla de comprender.

 

El agricultor con el Big Data, podrá incluso prever como puede desarrollarse un cultivo en el futuro, que parcelas van a necesitar un tratamiento específico, incluso cuando vender su cosecha para conseguir el mejor precio.

 

Por otro lado, el CRISPR va a revolucionar la biotecnología agrícola. Esta técnica de edición de genes, va a permitir obtener cultivos resistentes a sequías, con mejor poscosecha o incluso resistente a ciertas enfermedades. Y todo esto sin necesidad de recurrir a la inserción de genes ajenos a la planta. Pasamos de los transgénicos a los cisgénicos.

 

Los alimentos así conseguidos, están siendo admitidos por el USDA y la FDA para su comercialización sin necesidad de modificar las actuales leyes alimentarias. Tan solo porque no lo ven necesario. Sin embargo, hay que reflexionar ante este nuevo “poder” que tenemos entre manos. Un poder que podría cambiar linajes genéticos enteros…

 

Y por último… ¿cómo se pueden beneficiar los obtentores de semillas del Big Data y el CRISPR?

 

Fácil. El ADN no es más que el contenedor de todos los rasgos que expresará un organismo al desarrollarse. El ADN son nuestros DATOS. ¡Vaya, y el Big Data trabaja con datos! wink

 

Por otro lado, si nos fijamos a la estructura del ADN no es más que una sucesión de bases nitrigenadas, que esquemáticamente se expresan como:

 

[Img #4895]

 

Algo que se parece mucho a la estructura básica de los datos informáticos (Big Data):

 

[Img #4894]

 

¡Datos por todos lados! Y el big data, al analizar la secuencia de ADN no solo nos va a permitir identificar aquellos genes interesantes para desarrollar plantas resistentes a factores tanto bióticos como abióticos.

 

El Big Data nos da la posibilidad de prever el comportamiento de una planta con un determinado si introducimos cambios en un determinado gen. O incluso, como va a ser su comportamiento en un ambiente determinado.

 

El Big Data va a permitir que la edición genética sea más precisa, más segura y orientada a las necesidades del agricultor y del medio ambiente.

 

Y recordad porque todo esto es importante…

 

LA SEMILLA ES EL INICIO DE LA ALIMENTACIÓN

 

¡Gracias a APROSE por permitirme hablar de estos temas en su Asamblea General!

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Aticultura • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress