Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Aticultura
Martes, 4 de julio de 2017

José María Garrido, de Garrido Fresh Mentoring

Guardar en Mis Noticias.

[Img #4936]

 

¿Cómo surgió Garrido Fresh Mentoring? ¿Por qué el sector agroalimentario?

 

​Garrido Fresh Mentoring surge en 2015 como una apuesta personal de acompañamiento y ayuda al pequeño empresario agroalimentario, con la misión de mejorar su calidad de vida a través del desarrollo de su organización.

 

Me considero un profesional del sector agroalimentario, y pongo a disposición del empresario PYME mi conocimiento y experiencia adquirida durante 24 años como directivo en empresas del sector fuertemente innovadoras y exitosas. Mi origen, mi trayectoria y mi metodología me hacen diferente​.

 

Creo que el sector agroalimentario goza de una muy buena salud en términos de calidad de productos, reconocimiento en los mercados y presencia internacional, pero necesita de una fuerte transformación y modernización de sus estructuras organizativas y de gestión. Lo habitual es que todo el peso recaiga sobre el propio empresario, y por eso le ayudo a potenciar la delegación, la visión estratégica, el trabajo en equipo o la organización interna.

 

¿Considera que las empresas y proyectos agroalimentarios de nuestro país saben sacar partido a su verdadero potencial o sería necesario una formación empresarial más sólida?

 

​La respuesta, de una manera general, es​ claramente no. En los últimos años se han dado pasos firmes en términos de inversiones, calidad y seguridad alimentaria de productos e internacionalización, lo que redunda en esa excelente valoración de nuestros productos por parte de los clientes. Pero la cultura interna, las prácticas y herramientas de gestión, la conexión entre la estrategia y lo operativo, o el desarrollo directivo son carencias importantes que lastran la proyección futura de las empresas. Tenemos buenos productos, y las ventas van bien, pero la organización y el funcionamiento interno no son, ni de lejos, lo que al empresario le gustaría.

 

Según su opinión ¿cuál es la situación del emprendimiento agroalimentario en nuestro país?

 

​En cuanto al emprendimiento agroalimentario yo hablaría de dos situaciones. Por un lado, las empresas de nueva creación, que buscan descubrir nuevas soluciones a las necesidades presentes y futuras de la sociedad y de las personas; en ese sentido creo que este emprendimiento es muy similar al que se puede encontrar en otros sectores en términos de riesgo, necesidades, apuestas e innovación.

 

Pero quizás la característica más definitoria del sector, y que también ​podemos considerar emprendimiento,​ es precisamente el acceso a la dirección de empresas ya consolidadas de jóvenes profesionales que heredan la gestión de sus antecesores. La empresas familiar es la más característica del sector, y este cambio generacional busca esa transformación tan necesaria con una visión y unos enfoques que en nada se diferencian de los que aportan los emprendedores de nuevas empresas. Los primeros tienen la dificultad de los inicios; los segundos, la necesidad de cambiar muchas cosas. En ambos casos se necesita la voluntad, el coraje y el compromiso personal para llevar el proyecto adelante, que son las características que definen al auténtico empresario.

 

El emprendimiento está de moda y parece que el gobierno pretende fomentarlo, pero ¿los planes formativos de universidades y demás centros formativos están a la altura? ¿Qué mejoraría o cambiaría?

 

​España es uno de los países en los que más difícil es emprender, en términos de costes, de burocracia y de facilidades. Pero también en términos de formación y mentalización. En ese sentido, los centros formativos, las universidades y la educación en general no sólo no favorecen, sino que dificultan, no ya la vocación emprendedora, sino las competencias que son necesarias desde ya para adaptarse al mundo que viene como un tsunami.

 

La creatividad, el liderazgo, el trabajo en equipo, la visión estratégica, la gestión de personas, la innovación, la inteligencia emocional, la planificación, la gestión de proyectos, la capacidad de comunicación... son asuntos que de ninguna manera se trabajan seriamente en los planes de estudio reglados. Pero, lo siento, no seré yo quien asuma el compromiso de​ ​pretender reestructurar la educación de este país en unas pocas líneas.​

 

¿Quién debería ser nuestro próximo entrevistado?

 

​Mi recomendación sería entrevistar a David del Pino ( @_DavidDelPino , www.daviddelpino.com )​, un profesional del mundo de las frutas y hortalizas como la copa de un idem. Sus experiencias e ideas seguro que serán muy interesantes para los lectores…

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Aticultura • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress