Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Olmo Axayacatl
Domingo, 22 de octubre de 2017

Hay que utilizar los nuevos recursos disponibles

Guardar en Mis Noticias.

Nadie puede garantizar que nos alcanzarán los recursos para lograr el mayor reto de la agricultura en toda su historia. Estoy hablando de producir los alimentos suficientes para alimentar a la población mundial en el año 2050. Actualmente somos más de 7,000 millones de personas en el planeta. Para dentro de poco más de tres décadas se espera que seamos alrededor de 9,000 millones. Se trata de un reto de enormes magnitudes.

Nuevos recursos de nuevas agriculturas

 

De todos los recursos necesarios para el cultivo de plantas el agua y el aire son quizás los más importantes. Además se trata de recursos insustituibles, lo que los convierte en los factores más determinantes de todos. Pero muchos otros factores que también están sufriendo por la presión de la agricultura actual pueden tener alternativas aún por explorar.

 

Por ejemplo, la agricultura vertical podría ser la gran solución para aumentar la superficie agrícola. Así en lugar de deforestar bosques, selvas y otros ecosistemas de gran importancia, con tal de obtener suelo cultivable, es posible obtener espacio hacia arriba. Claro, muchos paradigmas de la producción moderna tendrán que cambiar para que eso ocurra.

 

Ahora bien, la luz solar es otro factor importante que determina el rendimiento de los cultivos. Es por ello que países ubicados hacia los polos no son importantes agrícolamente hablando, porque tienen períodos de poca luz solar. Sin embargo, con la agricultura en interiores eso podría comenzar a quedar atrás. Sobre todo gracias al abaratamiento de los sistemas de iluminación.

 

Desde un punto de vista diferente podemos hacer uso de la agricultura urbana. Sobre todo para buscar la disminución de los precios de los productos agrícolas, gracias principalmente a la eliminación de los costos por transporte. Pero quizá la mayor ventaja a futuro de este tipo de agricultura es que permitirá que se tenga mucha mano de obra, un factor que ha comenzado a escasear. Porque la gente de campo sigue emigrando a las ciudades.

 

Y bueno, si la gente comienza a escasear en las zonas de producción extensivas entonces la agricultura robótica tendría la responsabilidad de proveer sistemas automatizados de producción. Además no sería raro ver dentro de unas décadas una gran cantidad de robots haciendo prácticamente cualquier actividad de campo. Los primeros avances ya están ocurriendo.

 

El futuro de los recursos para la agricultura

 

El reto de alimentar a la población mundial en 2050 es un reto grande para la agricultura. ¿Nos alcanzarán los recursos? Sobre todo considerando que actualmente no se está cumpliendo con ese objetivo. Pero parece que existe una poco de esperanza para lograrlo. Más que nada porque actualmente lo que falla es la distribución y no tanto la producción. Pues se estima que una tercera parte de los alimentos producidos cada año terminan en la basura.

 

Aun así los retos de cara al futuro serán inmensos. Recursos como agua y aire deberán ser cuidados más estrictamente o de lo contrario podría existir un problema de producción. Otros recursos como los fertilizantes y plaguicidas deben ser usados con más conciencia. Ambos son causantes de muchos tipos de contaminación y además los excesos encarecen la producción.

 

Recursos como suelo y luz tienen alternativas interesantes que permitirían producir de formas nada tradicionales. Habría que comenzar a probar esas formas desde ahora, porque tenemos mucho que aprender y sería bueno ir ganando tiempo. Por supuesto que se trata de sistemas costosos, porque toda nueva tecnología lo es.

 

Desde mi punto de vista el recurso más complicado de cara al futuro será el de la mano de obra. Hay que ser conscientes de que cada año que pasa la agricultura se sigue modernizando. Los sistemas de producción más tradicionales podrían llegar a desaparecer en algún momento. La exigencia de trabajadores calificados en ciertas tecnologías aumenta silenciosamente.

 

Por ejemplo, en un futuro un dron agrícola podría fumigar la misma superficie que unos cinco trabajadores actuales. Esto podría provocar gran desplazamiento de mano de obra. Pero no todo es negativo porque se necesitará un especialista en dicho equipo que posiblemente ganará más que los cinco juntos. Es decir, la capacitación en nuevas tecnologías será fundamental de cara al futuro.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Aticultura • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress